miércoles, octubre 7

¿Para qué escribir?

Si existe el tango, si está la voz de Julio grave y profunda, con esa casi media lengua que no llega, y que te estruja el alma... Para qué escribir si él ya lo ha dicho todo, y encima no hay manera de sacudirse esta melancolía, con este casi llanto que no alcanza a distraerme el pensamiento de tu ausencia.

 - 

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica