viernes, julio 10

Las únicas dos lunas son las de mi pecho


Lamento informar que me informan sobre las dos lunas del 27 de agosto, a medianoche, ningún, ningún. No me torceré más el pescuezo intentando ver lo que no hay. Pero eso sí, como que la imagen me ha enamorado, reitero aquellas viejas máximas de los cuentistas:
Creo que el mito es más poderoso que la historia.
Creo que la imaginación es más fuerte que el conocimiento.
Creo que los sueños son más fuertes que los hechos.
Creo que la esperanza es más potente que la experiencia.
Creo que la risa es superior al dolor, y
Creo que el amor es más poderoso que la muerte.

¿Son para mi tus versos?

Le pregunté al poeta:
¿Son para mí tus versos?
Él hombre miró lejos,
a un sueño casi muerto...
"Sí... pero no.
La musa de mis versos
se amuchedumbra en voz...
eres tú... pero no.
Cuando te beso tiemblo
y cuantas me han besado renacen como flor;
saudades de otros tiempos recuerdan una cosa:
de quien ahora te ama, es la misma pasión."
¡Entonces, no me beses!
Le dije, caprichosa,
rechazando su boca, su caricia, su voz...
Él, triste miró al suelo,
muy hondo suspiró:
"Entonces, si me dejas:
¡para tí mi canción!"
© Leibi Ng.

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica