jueves, diciembre 31

Dr. Juan Fernández ¡Ud. sabe que puede contar conmigo, compañero!

Distinguida Amiga:

Dentro de unas horas entraremos en un nuevo año cargado de esperanzas
luego de un 2009 de vicisitudes y dificultades económicas mundiales que de
alguna manera han marcado nuestras vidas.

Desde ACUDE quiero darte un mensaje pleno de Optimismo, Salud, Paz y Armonía.

En el 2010 cumpliremos 10 años de trabajo coherente, contínuo y transparente en nuestros
objetivos en pro de La Dominicanidad y la promoción de nuestros Valores Artísticos y
Culturales, lo que celebraremos en grande en la víspera de nuestro aniversario.


Te deseo un Feliz Año Nuevo 2010.

Con Saludos Cordiales y un Fuerte Abrazo Internaútico !

Juan Fernández
Presidente ACUDE

TATY HERNÁNDEZ, ME REGALÓ ESTA CHULERÍA


Cerveza en Harlem
Trece regalos que la gran mayoria tenemos pero que pocos aprendimos o recordamos usar

Un BORRADOR para que borres de tu historia todo lo que te ha hecho daño.

Unas TIJERAS para cortar lo que te impida crecer como persona.

Una TINAJA para añejar el cariño y madurar el amor.

Un FRASCO transparente, para conservar la sonrisa, y sin tapa, para escuchar su alegre sonido.

Un AVE para que te enseñe a volar alto y mantener el vuelo.

Una LLAVE para abrir las puertas de tu corazón.

Unas LENTES para tener otra visión de la vida.

Unas AGUJAS e HILO para que tejas sueños e ilusiones.

Un COFRE para guardar todas las enseñanzas que construyen y dan vida.

Un RELOJ sin manecillas para que dediques todo el tiempo al amor .

Las SANDALIAS de la ética y la moral para pisar firme y seguro por dondequiera que vayas.

Un CORAZON que te permita perdonarte a tí mismo y a los demás, dando oportunidades como el universo te las ha dado a ti cuando te has equivocado.

Un ESPEJO para que puedas admirar la obra más perfecta: El ser humano, TU

¿Quién deja a quién?


¡ME ENCANTA, ME ENCANTA!

lunes, diciembre 28

El Cuerpo del Delito: Declaración jurada que fue encontrada entre las páginas de la bitácora muchos años después del naufragio

Cadena Perpetua
Me declaro culpable sin remordimiento
ni miedo al castigo inminente en estos casos,
confieso, en pleno juicio de mis facultades,
que aún te espero y deseo
que tu imagen llueve desde mis laberintos,
que hurgo sin recato en el delito de tu recuerdo
para retomar a mano armada los cuerpos ansiados,
el tuyo y el mío, ensementados flúvicos.

Mi condena es perpetua por reincidente,
por quererte de forma irreprimida,
por perversar una y otra vez nuestros pliegues
y relamer todos los versos guardados
con el agravante de pensarlos, retomarlos y liberarlos
para hidratarnos de todos presentes posibles.

Mi alegato de culpabilidad es irrevocable,
alego legítima defensa sin entrampamientos,
exijo el cumplimiento de mi condena,
por amarte irremediablemente con alevosía
desde tus ojos de mar, del vino entre nuestros labios,
así, ensalivados de sueños, escaleras y futuros
hacia las idas y venidas de nuestras manos
sentir el dolor erecto que ansía el néctar de dos sabores:
ese dueto de gemidos en sol mayor para una sonata de salitre.

No pido indulto u otra clemencia leniente,
no aspiro a la libertad condicional
o menos aún, reducción por buen comportamiento,
no aplaques mi dolor ni el castigo,
duéleme hasta que no duela más,
condéname inminentemente a la muerte constante,
condénate a morirnos de lenguas y miradas,
condenémonos sin remedio a revivirnos,
a morir y remorir entre tu piel y la palabra,
a renacer y volver a morir condenada a tu aliento,
condenada a nuestro orgasmo perpetuo
para morir y morirte hasta el fin de los días,
para que me mueras desde nuestro cuerpo del delito
hasta la eternidad, juntos, sin arrepentimientos.
Ana María Fuster,

Puertorriqueña, antillana, universal

sábado, diciembre 26

¡ME ENCANTÓ!

La tarjeta de felicitación navideña de Yolayelou ¡me encanta! ¡Gracias, Luis Martín Gómez! Te deseo la permanencia, te deseo el absoluto patrocinio, la secuencia concatenada de tus apariciones mediáticas para que podamos seguir informándonos de la cultura que nos rodea y tú tan bien sabes exponer. ¡Tantos buenos augurios para ti!
Posted by Picasa

miércoles, diciembre 23

ROSA SILVERIO. Dos hermanas

Dos hermanas iban por el mundo.
Una era coja.
La otra fingía que también lo era.
En el camino encontraron arenas movedizas, rememoraron el pasado,
se amaron y se odiaron como se aman y se odian todas las hermanas.
Recorrieron el mundo a pie:
una cojeando
la otra simulando que cojeaba.
Cuando las asaltaba la angustia
hacían el amor con locos y animales
dormían en los parques, se drogaban a escondidas
perdían la razón y volvían a recobrarla.

El mundo rodaba hacia abajo y nada podía evitarlo.
Arriba un dios que duerme plácido, aquí los hombres que disparan.
En el desierto de sus vidas:
dos criaturas soñando con ir al Bryant Park de picnic.
En su interior una sabía que nunca iría.
La otra no imaginaba que en poco tiempo allí se haría una foto.

Dos hermanas iban por el mundo
La mayor era coja.
La otra fingía porque no sabía hacer otra cosa que fingir para sentirse amada.
Y mientras la enferma preparaba la cama
acumulaba las pastillas
compraba el incienso y dejaba listo todos los papeles,
la otra preparaba su fiesta de cumpleaños.
La última a la que su hermana iría
a mostrarles a todos su cojera.


© Rosa Silverio 2009
Todos los derechos reservados
http://rosasilverio.blogspot.com/
Posted by Picasa

domingo, diciembre 20


Lorca, entre la verdad y la fantasía

El horror de la posguerra silenció o distorsionó muchas de las declaraciones de los testigos sobre las circunstancias del asesinato del poeta en agosto de 1936

Federico García Lorca no está enterrado donde se suponía, en Alfacar. El chasco ha sido inmenso para muchos lorquistas pero, en cierto modo, era previsible. Buscar un mito entraña muchos riesgos. Es más, es una indagación viciada de antemano pues los hechos históricos siempre acaban contaminados por la imaginación, el fervor, la mentira o el miedo. Eso no quiere decir que los acontecimientos sustantivos que se narran sean inciertos pero sí los detalles, los elementos concretos y fragmentarios que al final son lo que perfilan ciertos rasgos sentimentales. El caso de la muerte de Federico García Lorca es paradigmático. Durante años se creyó que el poeta y varios compañeros de ejecución fueron enterrados en una parcela de 200 metros cuadrados situada en Alfacar, más en concreto entre dos olivos cerca de Fuente Grande, a un kilómetro y medio de las fosas (éstas sí auténticas) de Víznar donde fueron enterradas miles de víctimas de la represión franquista.

Pero allí, en el subsuelo de esa parcela llena de viejos olivos, donde han peregrinado tantos seguidores del poeta, y donde se celebra cada 19 de agosto una especie de funeral civil en el que han participado a lo largo de los años Rafael Alberti, Francisco Rabal, Gabriel Celaya, Lola Gaos y tantos otros personajes, no está Lorca, No sólo no está Lorca sino que no se produjo ningún enterramiento. El prolijo informe de los geólogos de la Universidad de Granada alude incluso a la aparición de latas de conserva recientes pero nada más, salvo una gran roca. Ni un hueso ni una esquirla.

El informe es demoledor. Demoledor para los investigadores que han mantenido a lo largo de los años que el poeta estaba allí enterrado y que han exigido, al hilo de la reciente polémica con la familia de Lorca, reacia a la búsqueda, que se emprendiera cuanto antes la excavación y se llegara al final: Por si alguien ocultaba algún secreto inconfesable.

Los resultados ahora conocidos no avalan las hipótesis del enterramiento, pero eso no significa que García Lorca no fuese detenido en la casa de la familia del poeta Luis Rosales en agosto de 1936, que fuera llevado al Gobierno Civil y luego trasladado a una antigua colonia de verano en Víznar donde los condenados a muerte pasaban las últimas horas antes de la ejecución. Tampoco invalida la hipótesis del fusilamiento ni, a grandes rasgos, la reconstrucción de las últimas horas del poeta. Sólo prueba que García Lorca no fue enterrado donde suponían los investigadores y donde se alzó en los años ochenta un parque y un monolito en memoria de todas las víctimas de la Guerra Civil.

En el caso de los mitos, hemos dicho, la verdad y la invención se superponen. ¿Por qué razón? En el caso de Lorca por miedo. El enorme muro de silencio y la feroz represión que hubo en Granada tras el golpe militar de Franco impusieron un cerrojo de intimidación y terror que trataron de romper, desde 1948 en adelante, una serie de hispanistas que llegaron a Granada a romper el secreto que encerraba el barranco de Víznar y sus alrededores. Claude Couffon, Gerald Brenan, Marcelle Auclair, Agustín Penón e Ian Gisbon son los más reconocidos, aunque hubo otros que trataron de abrir la espesa tapia de silencio de la Granada de la posguerra. Todos ellos tuvieron incontables dificultades no sólo para dar con los testigos sino para separar el relato cierto del desfigurado por la cautela o el miedo.

En plena dictadura era imposible aplicar un método científico a una investigación que se hacía a hurtadillas, emborrachando con aguardiente barato a los falangistas para sacarles la verdad o rastreando la historia de personas vivas pero atemorizadas por la represión. Sólo el hecho de iniciar una indagación en esas circunstancias era una heroicidad. Antonio Ramos Espejo reproduce en su libro García Lorca en Fuente Vaqueros describe un encuentro con Claude Couffon en el que el investigador repite, años después, su teoría de que el poeta fue asesinado y enterrado en las fosas de Víznar, no en Alfacar. "Está en las zanjas del barranco, lo fusilaron allí", dice Couffon. "¿Cómo lo sabe?", replica el periodista. "¿Cómo se saben las cosas? Se saben, simplemente". Y acaba Ramos Espejo: "Y se niega a decir nada más al respecto".

Las cosas se saben, simplemente. Ese conocimiento casi fortuito, fruto de la confidencia, está detrás de muchos de los detalles que contienen las investigaciones sobre la muerte de Lorca. Sólo las más recientes, las emprendidas por Penón a finales de los cincuenta, las de Gibson en los sesenta y la del falangista Eduardo Molina Fajardo, publicada en los setenta, lograron sacar a la luz pruebas documentales y testificales más sólidas. Ahora los testigos directos han muerto. Sin embargo, en los libros de todos ellos abundan las hipótesis, las contradicciones, las verdades improbables que, sumadas, prefiguran una historia o leyenda común con huecos y debilidades. Yo he tenido la oportunidad de pasear varias veces con Gibson por Granada y comprobar cómo, en el espacio de unos cientos de metros, lo han asaeteado con indicios y hallazgos de todos los calibres, y me he preguntado con qué paciencia e intuición ha sido capaz en el transcurso de los años de separar los datos ciertos de los inventados, los indudables de las conjeturas.

Lorca no está allí, dice el informe, pero la conclusión de los geólogos de Granada, pese a desmentir la presencia de Lorca en el perímetro investigado, es muy valiosa. Primero porque deshace las hipótesis equivocadas que se han dado por ciertas y desmiente las versiones de ciertos testigos; segundo, porque también refuta suposiciones mucho más fantásticas, como la que postulaba que el cadáver fue desenterrado por orden de Franco y entregado a la familia del poeta que lo habría escondido en algún sitio ignoto, desde la Huerta de San Vicente a Nueva York, a donde huyeron exiliados. Y tercero, y más importante, porque demuestra que la valía literaria de un grandísimo poeta y dramaturgo, su trágica muerte, su dignidad vital, su compromiso con los más pobres, su memoria, no están sujetos al cumplimiento de ciertas conjeturas mitómanas.

Como ha mantenido la familia no era necesario buscar a Lorca porque el poeta está aquí, a nuestro lado, presente con sus poemas, sus dramas, sus canciones, sus dibujos y, en fin, con el abrumador testimonio de un enorme e incansable creador desaparecido a los 38 años.

No deja de ser una inmensa lección (una inmensa y paradójica lección) que unos pocos meses después de que los investigadores hayan concluido que Lorca no está enterrado en el parque de Alfacar, Granada, su ciudad natal, vaya a recuperarlo con la apertura de un ejemplar centro cultural donde, además de divulgar su obra, se guardará el valiosísimo archivo familiar. Nunca Lorca estará tan cerca en Granada como en 2010.

http://www.diariodesevilla.es/article/andalucia/590753/lorca/entre/la/verdad/y/la/fantasia.html


(De la imagen: http://personales.jet.es/aguijarro/)

jueves, diciembre 17

EFRAÍM CASTILLO: OTRO JEFE INOLVIDABLE

Yo querría leer todas sus obras y hacer un análisis sesudo para impresionarlo con mi inteligencia, ¡pero qué va! Estoy a nivel de Corín Tellado, como dijo la conocida súper espontánea. El es mucho más que un intelectual brillante. Creo que no lo valoramos en su justa medida, como hacemos con las joyas cercanas que sabemos seguras en la caja de caudales. Mi primer trabajo en una publicitaria fue con Efraím en Síntesis Publicidad de la Enrique Henríquez. Ni siquiera me había planteado hacer anuncios y tenía una prudencia alérgica hacia todo lo que fuera superficial y frívolo (tenía entre ceja y ceja que iba a ser socióloga¡!), pero había que trabajar y yo lo estaba haciendo desde los 16 años. Recuerdo su voz (la de Efraím) tan educada, tan varonil... Su don de gente y aquella máquina de escribir arrebatada cuando pedía que no le molestaran para nada. Yo me iba para donde Almonte, un ilustrador excelente que era el director de arte con la oficina al fondo de la agencia, quien era todo amabilidad ( le recuerdo con el carácter más sereno que he conocido en mi vida y una amplia sonrisa siempre). Doña Rosa, la administradora, una dama en todo el sentido de la palabra; su hija Hemilce, mi compañera, ¿dónde estarán?... Fue bonito trabajar en Síntesis. Allí entraban y salían artistas de todo tipo: pintores, escultores, cantantes, famosos... Un verdadero encuentro con el arte. Nunca se lo llegué a decir, pero cuánto le admiro ¡Un beso Efraím!
Biografía

Nació en Santo Domingo el 30 de octubre de 1940. Narrador y publicista. Ha ejercido exitosa y simultáneamente las carreras de publicista y escritor. Sus pri-meros textos narrativos vieron la luz pública hacia 1960. Fue galardonado en los concursos que organizaba el grupo La Máscara en los años 60, primero con el cuento "Consígueme La náusea, Matilde" (1967) y luego con "Anti huaman o Eva again" (1968). En 1980 su cuento "Curriculum Vitae" obtuvo el tercer lugar en el certamen de Casa de Teatro. Ha obtenido en Premio Nacional de Novela en dos ocasiones, en 1982 con Curriculum. El síndrome de la visa y en el 2000 con El personero. Su obra Ecos tardios y otros cuentos recibio el Premio Nacional de Cuento en el 2002. Muchos de sus cuentos figuran en las principales antologías dominicanas de dicho género.

Bibliografia activa


Poesia. Confín del polvo. Santo Domingo: Colección Cuadernos de Poética, 1995.
Novela.Curriculum (El síndrome de la visa). Santo Domingo: Editora Taller, 1982. Inti huaman o Eva again. Santo Domingo: Editora Taller, 1983. El personero. Santo Domingo: Editora Taller, 1999.
Cuento. Rito de paso y otros cuentos. Santo Domingo: Editora Taller, 1995. Los ecos tardios y otros cuentos. Santo Domingo: Editora Nacional, 2002.
Tetatro. Viaje de regreso. Santo Domingo: Editora La Isabela, 1968.
Ensayo: Pulso publicitario: sobre publicidad dominicana. Santo Domingo: Santo Domingo: Editora Taller, 1979. La especificidad publicitaria y su adaptabilidad al entorno social. Santo Domingo: Editora Taller, 1983. El discurso simbiótico de la publicidad dominicana. Santo Domingo: Editora Taller, 1993.

martes, diciembre 15

EL BOSCH DE TODOS

Magnífico, estupendo, grandioso, excelente... Superlativos para este hecho. No el libro (que es técnicamente buenísimo, puntos para Editora Alfa & Omega y Editora Nacional) sino el que Ramón Colombo haya logrado convertir en medio de comunicación imperecedero (Dios mediante, pues sólo son mil ejemplares) sus entrevistas, artículos y visión periodística y literaria (ojo: pocos escriben con tal sentido y sensibilidad), del hombre más gigante moralmente que ha parido esta tierra. Yo no tengo ningún problema en parcializarme, porque soy libre como un ruiseñor. Y anoche saqué tiempo para estar presente en un acto sencillo y entrañable en que un comunicador en toda la extensión de la palabra, maestro de maestros y dueño de una voz de trueno que no usa engolada, maquillada ni fantasmeada, luego de una larga vida entregado a la información de todos, corona junto a la Secretaría de Cultura, el Año de Juan Bosch Centenario con documento infaltable en toda biblioteca. Porque contiene esencias del alma sincera de las instantáneas impresiones humanas. Porque convierte en palabra gestos, emociones y miradas. Porque capta sensaciones que merecían eternizarse. Yo escribo esto no para halagar a Colombo (que sabe que lo quiero y admiro), ni para darle las gracias a Rafael Lantigua por alcanzarnos las estrellas hechas de los fulgores culturales riquísimos de este pueblo nuestro; yo escribo para que los muchachos de las edades de mis hijas valoren lo que tienen y no sean tan mezquinos de conocer la marca de Harry Potter sin saber que aquí, cotidianamente, sin reflectores, ni marketing, ni bultos tenemos personas que muy bien emulan a Clark Kent (humilde, tímido y callado pero capaz de convertirse en superhombre) porque a pruebas me remito, tienen una vida entera entregados a darle al país una opinión propia cargada de identidad que no tiene precio. A ver si aprendemos a mirar y buscar primero en casa y luego en los ídolos foráneos que nunca prenden y a dejar de juzgar por las apariencias.
Posted by Picasa

domingo, diciembre 13

QUE UNA GOTA CON SER POCO...

...con otras se hace aguacero.
Capté a Lliben Chea, Rosa Ng y a Mu-Yen Sang Ben en el Primer Forum China: pasado y presente celebrado el 29 de noviembre en el Instituto de la Cultura China, Barrio Chino de Santo Domingo.
Disertaron: Miguel Sang Ben, Esteban Díaz Jáquez, el Gordo Oviedo, Luis González, Víctor Gómez Bergés y Ramón Colombo. Moderaron: Carmen Imbert Brugal, Rosa Ng y Consuelo Despradel, así como José Chez Checo.
Los domínicos-chinos, chinos-canos y filochinos se activaron este 2009 culminando con este Forum, la rifa pro recaudación de fondos (que enviará a China a un feliz ganador con su pareja) y una fabulosa cena de la confraternidad en pleno asfalto como un feliz ejemplo de lo bonito y productivo que es trabajar unidos por metas comunes.

Posted by Picasa

Otro de Juan Carlos Céspedes

http://www.pbase.com/josemanchado/image/99455266

LA ESTRATEGIA DEL BAMBU

Sopla palabra

Que yo seré bambú

Al que no conseguirás derribar

Sólo podrás conmigo una vez

Y cuando esto suceda

Todo estará escrito

http://juancarloscespedes.blogspot.com/

JUAN CARLOS CÉSPEDES

http://nohaycomolodeuno.blogspot.com/2009/12/sucubo-4.html

EL TALLER DE SIDDARTHA

Ejerzo el más peligroso de los oficios:

Cuando lo hago tengo en mis manos

El poder de la creación

Todo se vuelve arcilla entre mis dedos

Las cosas tiemblan ante la fuerza de las palabras

Se reacomodan las moléculas

Y todo deviene en signos de agua.

En elementos mar tierra fuego

Cuando concluye el relámpago

Un nuevo hombre habita la tierra.

http://juancarloscespedes.blogspot.com/

martes, diciembre 8

VIVES A TRAVÉS DE TU MÚSICA ¡NO MORIRÁS NUNCA!

Luis Días Portorreal (Bonao, 21-6-1952/Santo Domingo 8-12-2009). Su padre tocaba el tres, y su madre cantaba salves. Los primeros estudios musicales los hizo con los profesores Juan Zorrilla y Tatán Jiménez. A los 16 años creó Los Chonnys. En 1970 se mudó a Santo Domingo; quería estudiar Psicología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD. En 1972, a iniciativa del sociólogo Dagoberto Tejada, se integró como guitarrista y vocalista a Convite, una agrupación musical dedicada a rescatar los ritmos originarios de diferentes partes de la isla. Otros miembros fundadores de CONVITE : Ana Marina Guzmán, José Enrique Trinidad, José Rodríguez, Miguel Mañaná (percusión), José Castillo (percusión) e Ivan Dominguez (percusión).

domingo, diciembre 6

MI FAMILIA, EL LUGAR DONDE SE RECONSTRUYE EL YO

Mi madre y mi hermana cumplen años el mismo día: 6 de diciembre. En realidad multiplicamos la fiesta y hoy en particular, agradecemos a Dios que mami ha sido tocada por el cáncer pero ha mejorado. Todo este año ha sido un poco angustioso por los tratamientos, pero arribamos a un nuevo cumpleaños unidos y felices, agradecidos y optimistas. ¡Tenemos razones!
Posted by Picasa

Claro que soy una ingenua...

No oigo
soy de palo
tengo orejas
de caballo.

Porque no bien he subido el mensaje o post, ya me han advertido sobre el simbolismo del avión, y que el niño rubio representa al imperio y el moreno al subdesarrollo; ergo, nos "regalan" aviones militares a buenos precios. ¡Dios, aparta de mi el caliz de la desconfianza y los ultras de cualquier bando, que leemos (yo también soy uno de ellos) entre líneas lo que no se nos ha perdido. ¡Yo sé que existe la bondad en el mundo!

RESPETO A LOS QUE NO PIENSAN COMO YO, PERO ME GUSTA DARLO TODO

viernes, diciembre 4

Chiqui Vicioso

EL VIAJERO DEL SIGLO: NOTAS DE UNA VIAJERA

Al poeta y hermano, Blas Jiménez, in memoriam.

Supe porque Ruth me eligió para presentar la novela “El viajero del siglo”, de Andrés Neuman, cuando leí la dedicatoria: “A la memoria de mi madre, que suena y suena. A mi padre y mi hermano, que la escuchan conmigo”. Y lo supe porque hace apenas un mes que perdí la mía, y ella era una mujer brillante, extraordinaria poeta, que traspasó todas las fronteras de su pequeño Santiago de los Caballeros natal, cuando se enamoró de un poeta, músico, compositor y bohemio.

Esta novela comienza con una ciudad imaginaria: Wanderburgo, cuya ubicación exacta esta contenida en el nombre, porque “to wander” es un verbo que en inglés significa “vagamundear”: recorrer, incursionar, dar vueltas por el mundo, y “burgo” es pequeña ciudad. Y es esta la maravillosa historia de una ciudad cuyos límites reales son los del sentimiento: será oscura, confusa y misteriosa para el recién llegado, y se irá aclarando, volviéndose luminosa, primaveral, vital, alegre, cuando el errante corazón comience a establecer los lazos indispensables.

Porque una ciudad será siempre eso: los afectos que en ella creamos y dejamos, a los que siempre retornaremos; y porque la ciudad fundamental es siempre una sola: la que nos construimos, y siempre reencontraremos en todas las ciudades que visitamos, o donde permaneceremos, cuando el espacio se acerca y el verde de jardines que no miras te agarra el iris, las pestañas, huele sin doler el aire, y todo el azul desciende, todo el rosa de las buganvilias, el lila de la muerte aparente de la tarde te avisa que has llegado a ese íntimo lugar de la memoria donde siempre has habitado. Ese único lugar donde –fugaz– lo único trasgrede.

Es esta una novela profundamente “femenina”, tanto por la estructura, que niega una trama organizativa vertical, linear, tradicional, donde existe una exposición, complicación, clímax y resolución, y que se expresa como una escalera, situándose el desenlace generalmente al final, o cerca del final de la novela.

Andrés Neuman adopta un esquema organizativo asimétrico, es decir, que se desarrolla como una red, se teje, y en vez de ser linear es nuclear, y la narrativa surge de un punto dado y regresa a su lugar de origen, como las arterias de una telaraña. Y es también “femenina” por el uso que hace de diarios y cartas (géneros atribuidos convencionalmente a las mujeres), donde ¡que ironía que sea el Párroco el más “femenino” de los observadores, con sus comentarios sobre modas, y chismes de la localidad, al Arzobispo!

¡Y qué alegría! descubrir que es la plaza del mercado: “punto donde confluyen todas las direcciones de Wanderburgo”, uno de los núcleos de esta trama, porque todo viajero, y viajera, sabe que el primer lugar que una busca cuando llega a una ciudad, para orientarse, para cogerle el pulso (para evitar esa desconcertante sensación de sentirse en medio de una tarjeta postal), es el mercado, lugar donde Hans, el protagonista de esta novela, se recupera de la extrañeza que le provoca la posada donde se hospeda (donde nunca conoce a los otros huéspedes) y un halo de misterio permea y envuelve a los dueños del hostal y su familia.

Y es esta atmósfera de extrañeza (“parecía, pensó Hans, que una de las dos plazas, la diurna o la nocturna, fuera un espejismo”, pág.81; “Wanderburgo (aquí la ciudad es sujeto) nunca sabe donde están sus fronteras, hoy aquí y mañana allá”; o “es imposible saber donde esta exactamente Wanderburgo en el mapa, porque ha cambiado de lugar todo el tiempo”, pág.83) un discreto tributo a Borges y sus jardines que se bifurcan, o sus circulares bibliotecas interminables. Y en el estilo, el magnífico arte de narrar, la atmósfera que recrea, a la escritora danesa Isak Dinesen, y sus “Siete cuentos góticos”, (de 1934) según el poeta cubano Eliseo Diego (quien me los regalara), la mejor escritora del genero.

Dividida en cinco secciones: Aquí la luz es vieja, Casi un corazón, La gran manivela, Acorde oscuro y El viento es útil, el personaje central de esta novela es para mí la libertad, el papel central de las ideas en el ejercicio del libre albedrío, y el efecto detonante del debate intelectual, de la inteligencia, en el amor y la pasión (“la amo porque la admiro”), para esa mitad de la humanidad, históricamente sometida, que es la mujer.

En “El viajero del siglo”, el luminoso debate de las ideas sucede en un salón de tertulias literarias como las que abundaban en la burguesía del siglo 19 (a la aristocracia, representada en esta novela por el novio de la protagonista Rudi Widerhaus, siempre le aburrieron -y aburren- esas demostraciones de significancia social), tertulias donde lo viejo y lo nuevo se enfrentan en los personajes del protagonista Hans y el profesor Mietter.

Son estos, capítulos donde Andrés Neuman demuestra su dominio del pensamiento europeo del siglo 19 (posiblemente el que heredó de sus padres), y de manera crítica (intuyo) de su madre, a quien creo rinde tributo con Sophie, el personaje femenino principal de la trama, novia de Rudi y amante de Hans.

Y, a través de ellos, el autor nos da una clase de cómo y para qué se escribe una novela que realmente pueda convertirse en un “puente entre la historia y los debates del presente”, que pueda trascender lo nimio, lo vulgar, el lugar común, la insignificancia de nuestras pequeñas experiencias personales, con una deslumbrante erudición, no con los fáciles destellos de la palabra fácil. Un aporte que de seguro subrayarán los y las profesores universitarios que adopten este libro para sus clases de literatura, como modelo del género novelístico, y desde luego las nuevas camadas de narradores y narradoras.

En ese luminoso intento por revivir una luz ya vieja, vamos descubriendo el pensamiento de una mujer excepcional: Sophie, quien al mencionar el libro el “Catecismo de la razón”, del pastor Schleiermacher, dice: “parece ser, dice (pág.56), el único teólogo que se ha percatado de que las mujeres, padre mío, además de descarriadas, somos la mitad del mundo, como mínimo”. Y añade: “Nuestra única norma es la sinceridad en las opiniones… lo cual, señor Hans, créame, resulta todo un milagro en una ciudad como esta” (pág.61). Interpelando, luego, a las otras mujeres de la tertulia, subyugadas por sus maridos, las reticentes Sra. Levin y la Sra. Pietzine, a expresar sus propias opiniones: “Querida amiga, le preguntaba cuáles son sus opiniones políticas”, para concluir…, a la vez que expresa las suyas con gran ironía: “Opino caballeros, y sé que a su lado soy una ignorante política, que la desilusión de una revolución no tendría por que causar un retroceso en la historia”. Porque “no hay mayor revolución que la de las costumbres”, y (refiriéndose a Schiller, a quien critica) “si fuera por ellos (los filósofos alemanes) ni siquiera podría estar hablando de su obra porque estaría probándome ropa” (pág.79).

Opiniones de Sophie (un guiño del autor, porque Sofía es no solo un tributo a la musa de Novalis, el poeta favorito de Neuman, sino también sinónimo de sabiduría divina, y el nombre de una santa que fue mártir en Roma durante el reinado de Adriano), una mujer que cada vez se vuelve más osada, y critica la Revolución Francesa, “de los muchos de los reproches que podríamos hacerle a los jacobinos, uno de ellos es que se escandalizaran tanto cuando las mujeres francesas reclamaron su derecho a participar en la vida pública”. Por eso añade: “decía que, además de nuevos proyectos políticos, hacen falta subversiones privadas. Y, espero que coincida conmigo en que si esa revolución íntima se hiciera como es debido, su consecuencia natural sería un cambio de las funciones públicas, y me comprende, que las mujeres pudiéramos aspirar al Parlamento además del bordado…”, opiniones de una contemporaneidad absoluta en islas como esta, donde, por ejemplo, la mal llamada Reforma Constitucional, de reciente data, nos ha devuelto al tiempo de la Inquisición, como si los avances de la humanidad y el desarrollo de las ideas nos fuesen totalmente ajenos, y como si una familia pudiese aterrorizar a todo un país imponiendo medidas que afectan al 52% de las mujeres, y al 56% de las votantes, con un mal llamado Artículo 30 que al prohibir el derecho humano de la mujer a su cuerpo y su salud la condena a muerte.

Y, qué maravilla descubrir a un novelista joven con una crítica fundamental a Fitche, el nacionalista alemán que afirmaba que “el segundo sexo podrá solo encontrar la plenitud en el matrimonio”; a Goethe (“que la mujer aprenda a servir desde joven”, pág.177); y a Schopenhauer (“la mujer es un animal de pelo largo e ideas cortas”), a quien el autor, por boca de Sofía, califica de “uno de los autores mas miserables que he tenido la ocasión de malinterpretar”. De hecho, dice ella, “no hace mucho me atrevía a leer su libro y parecía algo inseguro con las mujeres, insistía en que nos aplicáramos a las labores domésticas o a la jardinería, pero que jamás se nos ocurriera instruirnos en literatura y mucho menos en política”…, añadiendo: “Desde mi carencia de teoría, me embarga la impresión de que a los mayores filósofos de nuestro tiempo los persigue una contradicción: todos aspiran a fundar un pensamiento distinto, pero todos piensan los mismo de las mujeres”… (pág.104).

En esta novela, faltaría incluir en la lista de autores miserables, a Augusto Comte, el supuesto padre de la sociología moderna, quien escribió sobre la poca capacidad de la mujer, en comparación con el hombre, “para la continuidad en intensidad del esfuerzo mental, o bien debido a la debilidad intrínseca de su raciocinio, o a su ligera sensibilidad moral y física, que son hostiles a la abstracción científica y a la concentración”; a Jean Jacques Rousseau, con su Emilio, rabioso misógino quien decía “una mujer sabia es un castigo para el esposo, sus hijos, sus criados, para todo el mundo”; a Kant, a quien Neuman menciona más en relación con sus teorías sobre la sociedad que por su visión de la mujer: “Una mujer que se ocupa de las controversias fundamentales sobre la mecánica, se podría también dejar la barba”; Hebert Spencer, quien afirmaba que “las mujeres muestran una perceptible deficiencia en dos facultades: la intelectual y la emocional”, y Hegel, quien afirmaba que “si las mujeres controlaran el gobierno el Estado estaría en peligro, porque ellas no actúan según los dictados de las reglas universales, sino que se dejan influenciar por inclinaciones y opiniones ocasionales. La educación de las mujeres contamina, uno no sabe cómo”.

Opiniones no solo cultivadas por los misóginos de antes, y los de ahora, sino también por las mujeres, lo que lleva a Sophie, la protagonista, en una réplica al profesor Mietter (quien los representa la perfección, en esta novela): “se sorprendería usted, estimado profesor, de lo aplicadas que pueden llegar a ser mis amigas cultivando la misoginia”, y a rendirle tributo a Mary Wollstonecraf, escritora, filósofa feminista, libre pensadora en el plano de sus relaciones afectivas con los hombres, conocida mundialmente por su libro “Una Reivindicación de los derechos de la mujer”, y autora, como Neuman, de libros sobre viajes. Es interesante que su hija, Mary Wollstonecraft Shelley, también escritora, compusiera una versión más idealizada del homosapiens, compuesta de los fragmentos que nos apasionan, y que todas vamos encontrando en distintos hombres, en el personaje de Frankestein.

Aunque el autor no menciona a John Stuart Mills y a su esposa Harriet Tardy Mills, ambos coautores del libro “Capitalismo y esclavitud”, donde estos establecen la correlación entre el sistema capitalista y la esclavitud doméstica de las mujeres, diciendo: “la verdadera cuestión es si es justo y conveniente que la mitad de la raza humana tenga que pasar por la vida en un estado de obligada subordinación a la otra mitad”, el conocimiento de estos autores está representado en esta novela en el personaje de Álvaro, el emigrado español que se hace amigo de Hans.

Muchas de sus ideas expresadas por Alvaro provienen de la Constitución de la República Española, las cuales permearon la legislación y política a favor de la mujer en la España de entonces y curiosamente en Iberoamérica; Constitución de la República Española por la que muchos preclaros pensadores (entre ellos el puertorriqueño Eugenio María de Hostos, padre, junto con la poeta Salomé Ureña, de la educación de la mujer dominicana) hicieron campaña en Barcelona en 1868, y que Hostos incorporó, de manera radical, en su segunda estancia en Santo Domingo, entre 1900 y 1903.

En esa Constitución se consagra el derecho de la mujer a educarse, que Andrés Neuman consigna en esta novela cuando Hans, el protagonista, alfabetiza a Lisa, la adolescente que limpia la posada donde se hospeda; el derecho de la mujer a un empleo, que en esta novela representa la oferta de Hans a Sophie para que se integre a una editorial como traductora; y, aunque no esté consignado en ninguna Constitución: el derecho de la mujer a una sexualidad plena, reflejada en unos capítulos (que también podrían convertirse en un tratado sobre el papel de la inteligencia en la conquista del sexo opuesto y del arte del amor erótico, tan bien descrito por Marcuse en “Eros y civilización”), donde la imaginación y la paciencia frente al otro, u otra que nos seduce, constituyen un disfrute igual o mayor que la consumación en sí del encuentro sexual. Fuente de una pasión que trasciende lo ordinario. Diciéndolo en buen dominicano: donde se disfruta tanto el hambre como la saciedad.

EL ORGANILLERO

Empero, Andrés Neuman no quiere convertir esta novela en un despliegue de la inteligencia educada, o la academia, por eso rinde culto a la sabiduría popular a través de un personaje maravilloso que simplemente denomina el organillero, quien curiosamente terminar siendo el consejero del brillante intelectual que es Hans, en esta novela:

“Las magnolias, dijo el organillero, significan perseverancia, son una invitación para que insistas. ¿Y eso es asi, desde cuándo?, preguntó Hans. Desde toda la vida, sonrió el organillero, ¿tú en qué mundo vives? Entonces, dijo Hans, ¿usted cree que debo decirle algo, mostrarle mis sentimientos? No, no contesto el viejo, hay que esperar, no seas torpe, lo que ella esta pidiéndote no es acción, es tiempo. Ella necesita pensarlo, pero para pensarlo necesita saber que tú sigues ahí, ¿entiendes? El tiempo de su amor es suyo, no puedes dominarlo. Te conviene insistir, pero esperando. ¿Los campesinos tiran de los girasoles para que se acerquen al sol?”

REICHARDT Y LAMBERG

Hay otros dos personajes que rinden culto a la visión humanista del autor (si yo fuese optimista diría que marxista del autor), y son Reichardt y Lamberg, el primero representa al campesinado y su horror de envejecer, de perder las fuerzas, en esos campos de esclavitud moderna que eran y son las grandes plantaciones agrícolas. El otro, Lamberg, retrata a un proletariado superexplotado, pero que aún no pierde las esperanzas de navegar, de viajar algún día en un barco de vapor, de escapar de Wanderburgo. Por cierto que en estos capítulos la visión de la burguesía, o más bien de los burgueses o patrones, es estereotipada: “…los cinco hombres tomaron asiento con aire imperial… Tres de ellos se embutieron unos puros enormes”, y si, como aquí, todos “tomaban cerveza”, porque aquí los burgueses intentan proyectar la imagen de ser austeros, de ir a misa los domingos y comulgar, exudando la sangre de los braceros haitianos, o de las obreras de zona franca, apestando a abuso laboral.

Y aquí, en República Dominicana, como en la novela, “es imposible librarse de ellos, porque en esta ciudad los empresarios, industriales, contratistas, accionistas y banqueros son todos parientes. Se huelen la entrepierna. Se casan entre sí. Conviven, se reproducen. Se protegen. …Y toda esa gran familia vive contratando a los miembros de otra gran familia, la de los abogados, médicos, notarios, arquitectos y funcionarios municipales. Si sumas las dos familias tendrás todo el dinero de la burguesía local, salvo dos o tres monedas…”, una descripción exacta de la burguesía dominicana y de Santo Domingo, esta ciudad que es un gran edificio de apartamentos, con áreas verdes programadas, que el pueblo, morboso, ronda ignorando las cosas del cemento. Ciudad donde el granito de las escaleras es el mismo de las tumbas y mientras pongo vitaminas a mis rosas, un hombre escarba el basurero, queda el mar.

Y queda el viento, un “viento útil” porque exorcisa la muerte.

En la tradición Yoruba de la santería, el viento es la expresión de Oya Yansa, la señora de los cementerios, la única que puede pulsear con la muerte, y en esta novela es el viento el que avisa, el viento el que actúa como “un rastrillo, una polea, una palanca, el viento el que sabe, alisa el mapa, corre por todas partes, y siempre es forastero, se acerca, toma forma, dibuja un cinturón en torno a Wanderburgo, desnuda chimeneas, despierta farolas, araña muros, se desliza silbando… rueda, ronda, callejea”, anuncia que ha llegado la hora de partir.

Esta novela ha sido escrita por un poeta, no en balde Andrés Neuman es autor del volumen “Década”, que reúne sus libros de poemas, y ha recibido el Premio Hiperión de poesía y fue finalista del Premio Herralde.

La poesía está presente en y durante todo el texto, y podría construirse un largo poema solo con los versos con que el autor inicia, intercala, o termina los capítulos de su novela:

La tarde se había volcado abruptamente derramando el frío de una sola vez.

La noche en Wanderburgo no es la boca del lobo: es lo que el lobo, ávido, mastica.

La lana de la noche se tejía rápido

Viajar en tren es como si los países se movieran

Wanderburgo era la misma?

O no solo seguía desplazándose sigilosamente, sino también cambiando de aspecto

Mientras el sol sudaba una luz masticable

y podía escucharse el liquido del silencio?

Y esta novela no sólo ha sido escrita por un poeta sino que es un tributo a la poesía, una erudita demostración del conocimiento del autor de poetas ingleses, portugueses, alemanes, españoles y franceses, de los y las poetas de la antigüedad, y de poetas hispanoamericanos como Sor Juana (con poemas que yo desconocía y me han resultado una revelación), cuyos mejores poemas reproduce y cita, mediante el recurso de las sesiones de traducción entre Hans y Sophie , convirtiendo esta novela, de nuevo, en un excelente instrumento para las clases de literatura, por sus reflexiones sobre el arte de poetizar (mediante los debates entre el profesor Mietter y Hans), y sobre el arte de la traducción poética, y cito:

Prof. Mietter: (quien por cierto resultó ser -capítulos un poco forzados y a mi ver innecesarios en una novela tan rica en tramas y matices- un violador de mujeres en la vida real, tal y como lo era en el ámbito literario cuando violaba el derecho del sexo femenino a pensar):

“La poesía es evidentemente un arte universal como modo de expresión. Ahora bien, en cada una de sus manifestaciones particulares, la poesía es un arte cultural, nacional, y por tanto intraducible en última instancia, porque… lengua y pensamiento no pueden separarse… Por eso ningún pensamiento es traducible, como mucho adaptable”…. (¿no les suena este debate familiar en relación a la obra de Junot Díaz y Julia Álvarez?). Como ven los reaccionarios fueron y siguen siendo los mismos en todos los tiempos.

A lo que Hans, el protagonista, responde con un maravilloso ejemplo de contemporaneidad vigente, y podría afirmar que muy isleño:

“A mi modesto entender, las emociones no sólo son creadas por una lengua determinada, también provienen de cruces culturales, de encuentros anteriores con otras lenguas, de sobreentendidos nacionales y extranjeros. De esa heterogeneidad partimos para pensar, sentir o escribir. Goethe siente en alemán por un lado y habla seis idiomas por otro. ¿No es su cultura múltiple una corriente que se encauza, se traduce en su lengua materna? ¿Quiénes somos nosotros para determinar cuál sería la unidad originaria, el primer eslabón?

Perfecta y actualizada respuesta de Neuman a los fundamentalismos literarios que abundan, curiosamente, en estas pequeñas islas forjadas de cruces culturales, encuentros anteriores con otras lenguas, de heterogeneidad racial, sexual, lingüística, de viajeros y viajeras de todos los siglos, de cartas y diarios de ruta, de puntos de partida y de llegada, de puertos, barcos y mares, piratas y santos como Bartolomé de las Casas, esclavos e indígenas, voces, voces, voces que nos hablan en un constante ulular del viento.

En este, nuestro archipiélago

En este nuestro mar

Transitan usted y su novela, Sr. Neuman

Canoas o balsas sus maletas

Navegando por estas islas húmedas de sal

Sal de vida y llanto

Donde siempre le esperaran las palabras

Esa única madre universal

Que permanece.

Fin.

jueves, diciembre 3

Obama, Bush y los golpes de Estado latinoamericanos

Obama tiene 11 meses. Durante ellos se ha reido mucho y ha hecho de actor, pero su gobierno lleva 11 diabluras:

1. Intento de Golpe de Estado en Guatemala

2. Intento de desestabilizar a Irán durante el proceso electoral

3. Intento de separar una región de China

4. Golpe de Estado en Honduras

5. Amenaza a Ecuador ("Correa recibió dinero del narcotráfico"), de donde tuvo que sacar la base militar

6. Instalación de siete bases militares en Colombia

7. Amenaza al estado venezolano, al que calificó de narcoestado para justificar las bases en Colombia

8. Atentado en Irán con mercenarios de Pakistán

9. Intento de Golpe de Estado en Paraguay

10. Envío de más tropas a Afganistán

11. Reconocimiento a las falsa elecciones de Honduras.


Obama, Bush y los golpes de Estado latinoamericanos

Por: Immanuel Wallerstein (*)

Fecha de publicación: 01/12/09

Fuerzas de derecha en la región están emplazadas de tal modo que pueden desempeñarse mejor durante la presidencia estadunidense de Barack Obama que durante los ocho años de George W. Bush.

Éste encabezaba un régimen de extrema derecha que no tenía ninguna simpatía para las fuerzas populares en América Latina. Por el contrario, Obama encabeza un régimen centrista que intenta replicar la política del buen vecino que proclamara Franklin Roosevelt como forma de anunciar el fin de la intervención militar directa de Estados Unidos en América Latina.

Durante la presidencia de Bush, el único intento serio de golpe de Estado con respaldo de Estados Unidos ocurrió en 2002 contra Hugo Chávez en Venezuela y tal asonada falló. Fue seguida de una serie de elecciones por toda América Latina y el Caribe, donde los candidatos de centro-izquierda ganaron en casi todos los casos. La culminación fue una reunión en 2008 en Brasil –a la que Estados Unidos no fue invitado y donde el presidente de Cuba, Raúl Castro, recibió trato de héroe virtual.

Desde que Obama asumió la presidencia, se ha logrado perpetrar un golpe de Estado: en Honduras. Pese a la condena que expresó el mandatario, la política estadunidense ha sido ambigua y los líderes del golpe están ganando su apuesta de mantenerse en el poder hasta las próximas elecciones para presidente. Hace apenas muy poco, en Paraguay, el presidente católico de izquierda Fernando Lugo pudo evitar un golpe militar. Pero su vicepresidente, Federico Franco, de derecha, está maniobrando para obtener de un Parlamento nacional hostil a Lugo un golpe de Estado que asume la forma de un enjuiciamiento. Y los dientes militares se afilan en una serie de otros países.

Para entender esta aparente anomalía debemos mirar la política interna de Estados Unidos, y cómo afecta la política exterior estadunidense. De vez en cuando, y no hace tanto tiempo, los dos partidos principales representaban a coaliciones de fuerzas sociales que se traslapaban, y en los que el balance interno de cada uno iba de una derecha, corrida del centro, en el caso del Partido Republicano, a una cierta izquierda, corrida del centro, para el Partido Demócrata.

Debido a que los dos partidos se traslapaban, las elecciones tendían a forzar a los candidatos presidenciales de ambos partidos más o menos hacia el centro, de modo de ganaban sobre la fracción relativamente pequeña de votantes que eran los independientes, situados en el centro.

Éste ya no es el caso. El Partido Demócrata es la misma coalición amplia que siempre ha sido, pero el Partido Republicano se ha desplazado más a la derecha. Esto significa que los republicanos tienen una base menor. Lo lógico es que esto significara bastantes problemas electorales. Pero, como estamos viendo, no funciona exactamente de ese modo.

Las fuerzas de la extrema derecha que dominan el Partido Republicano están muy motivadas y son bastante agresivas. Buscan purgar a todos y cada uno de los políticos republicanos a quienes consideren demasiado moderados e intentan forzar a los republicanos en el Congreso a una actitud negativa uniforme hacia todas y cada una de las cosas que proponga el Partido Demócrata y en particular el presidente Obama. Los arreglos políticos de compromiso ya no se ven como políticamente deseables. Por el contrario. A los republicanos se les presiona para marchar al ritmo de un solo tamborilero.

Entretanto, el Partido Demócrata opera como siempre ha operado. Su amplia coalición va de la izquierda a una cierta derecha del centro. Los demócratas en el Congreso invierten casi toda su energía política en negociar unos con otros. Esto implica que es muy difícil aprobar legislaciones significativas, como vemos actualmente con el intento de reformar las estructuras de salud estadunidenses.

Entonces, ¿qué significa esto para América Latina (y de hecho para otras partes del mundo)? Bush podía conseguir casi todo lo que quería de los republicanos en el Congreso, en el cual tuvo una clara mayoría durante los primeros seis años de su régimen. Los debates reales ocurrían en el círculo ejecutivo interno de Bush, dominado básicamente por el vicepresidente Cheney durante los primeros seis años. Cuando Bush perdió las votaciones para elegir congresistas en 2006, la influencia de Cheney declinó y las políticas públicas cambiaron ligeramente.

La era de Bush estuvo marcada por una obsesión con Iraq y en menor medida con el resto de Medio Oriente. Algo de energía quedaba para lidiar con China y Europa occidental. Desde la perspectiva del régimen de Bush, Latinoamérica se desvanecía poco a poco hacia el fondo. Para su frustración, la derecha latinoamericana no obtuvo el tipo común de involucramiento en su favor que esperaban y deseaban por parte del gobierno estadunidense.

Obama se enfrenta a una situación totalmente diferente. Tiene una base diversa y una agenda ambigua. Su postura pública se bambolea entre una firme posición centrista y unos moderados gestos de centroizquierda. Esto vuelve su posición política esencialmente débil. Obama desilusiona a los votantes de izquierda que movilizó durante las elecciones, y que en muchos caso se retiran de lo político. La realidad de una depresión mundial hace que algunos de sus votantes centristas se aparten de él por miedo a una deuda nacional creciente.

Para Obama, igual que para Bush, América Latina no está en la cúspide de sus prioridades. Sin embargo, Obama (a diferencia de Bush) está luchando duro por mantener la cabeza arriba del agua política. Está muy preocupado por las elecciones de 2010 y 2012. Y esto no es algo insensato. Entonces su política exterior está influida considerablemente por el impacto potencial que tenga ésta en dichas elecciones.

Lo que la derecha latinoamericana hace es sacarle ventaja a las dificultades políticas internas de Obama para forzarle la mano. Se percatan de que no cuenta con la energía política disponible para atajarlos. Además, la situación económica mundial tiende a redundar en contra de los regímenes en el cargo. Y en la América Latina de hoy son los partidos de centroizquierda los que están en el cargo. Si Obama lograra triunfos políticos importantes en los próximos dos años (una ley de salud decente, una auténtica retirada de Iraq, una reducción del desempleo), esto mellaría, de hecho, el retorno de la derecha latinoamericana. ¿Pero logrará tales triunfos?

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica