domingo, diciembre 14

LA PESADILLA

 

Tenía 5 años. Mis padrinos, profundamente religiosos, tenían el compromiso de hacer la hora santa en su casa. Yo me dormí y me acostaron, pero lo último que escuché fue: "El demonio al oído te está diciendo: no reces el rosario, sigue durmiendo". Esa noche, amanecí con los dientes de alante rotos: Según yo, el diablo, con sus larguísimas y apestosas uñas, me las enterró en el estómago mientras una voz me advertía: "Ay, Leiby, ay Leiby". ¡Y me tiré de la cama! Desde entonces, no duermo cuando veo una cajita de éstas.
Posted by Picasa

¡Bienvenido Gora-Gora!

 

Ha llegado Gora-Gora, un peludito tierno que viene a hacernos compañía. En realidad es de Analie, pero, ¿cuál madre no termina siendo "dueña" de las mascotas de nuestros hijos. Por lo pronto, me ha tocado lavar los cojines de los muebles.
Posted by Picasa

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica