domingo, noviembre 30

Yin-lai, conocía a María Batlle



Había visto sus creaciones en los links de mi Yin-lai. Me atrajo su singularidad y aquel corazón enorme, cíclope y omnipresente. Su trazo fino y hasta sencillo mandaba un mundo de simbolismo. Hoy se nos ocurrió pasar por una feria artesanal en la Zona Colonial y fue bueno hallarla. Creo que nuestro país está lleno de talentos y sería fantástico que pudiésemos conocerlos a todos y que ellos lograsen vivir de su arte.

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica