domingo, noviembre 30

Yin-lai, conocía a María Batlle



Había visto sus creaciones en los links de mi Yin-lai. Me atrajo su singularidad y aquel corazón enorme, cíclope y omnipresente. Su trazo fino y hasta sencillo mandaba un mundo de simbolismo. Hoy se nos ocurrió pasar por una feria artesanal en la Zona Colonial y fue bueno hallarla. Creo que nuestro país está lleno de talentos y sería fantástico que pudiésemos conocerlos a todos y que ellos lograsen vivir de su arte.

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...