miércoles, octubre 1

¡OOOOOOH! Sólo tenemos un corazón y hay que serle fiel

Este es Catalino. Fue mi taxista por este día. Me rompió el corazón cuando me contó que su esposa, Luz María Bonilla está en Madrid desde hace más de dos años y hoy, él le hizo algunas diligencias para que ella obtenga su nacionalidad. Habló de la incomodidad de dejar su trabajo para hacer fila. Dijo que había ido dos veces a las oficinas, pero que finalmente lo había logrado. Dijo: "Mi mujer es muy peleona, pero yo doy la vida por ella, porque cuando a mí me duele una muela, a ella le duele el cuerpo entero" ¡Aaaaaaaaay! Díganme ahora que los dominicanos son malos. Felicito a Luz Mª allá en Madrid.
Posted by Picasa

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica